644 371 333 Cirugía Estética Cirugía Reconstructiva Cirugía de Mano

¿Qué es la reconstrucción mamaria?Recontrucción mamaria

Para la mayoría de las mujeres a las que se realiza una mastectomía, la reconstrucción de la mama mejora la imagen, lo que facilita una mayor estabilidad emocional, permite enfrentarse de una forma más positiva a la enfermedad y llevar una vida social y sexual más activa.

La reconstrucción mamaria tiene como fin eliminar la necesidad de llevar prótesis externas permitiendo llevar prendas de vestir que de otra forma no es posible como bañadores, escotes etc. Una reconstrucción mamaria es definitiva y te permitirá hacer una vida absolutamente normal. El fin último es recrear una mama natural, incluyendo la areola y el pezón, lo más parecida posible a la mama contralateral en volumen y forma.

Además, en muchos casos es posible hacer la reconstrucción a la vez que se extirpa la mama, evitando la experiencia de verte mastectomizada y ayudándote en el proceso de recuperación y lucha contra el cáncer de mama.

Aunque una reconstrucción mamaria puede reconstruir tu mama los resultados son variables. Una mama reconstruida no tendrá la misma sensación que la mama a la que remplaza. Siempre estarán presentes las incisiones de las cirugías ya sean de la mastectomía o del procedimiento de la reconstrucción. Según la técnica quirúrgica que se emplee se crearán nuevas cicatrices en otras zonas del cuerpo, de donde se extraen los tejidos que se colocarán en la mama. Estas suelen estas localizadas en zonas del cuerpo poco visibles como la espalda y el abdomen.

Hay que tener en cuenta que si solo está afectada una mama, puede ser necesario realizar algún procedimiento en la otra para una correcta simetría. Este puede ser una reducción, mastopexia o colocación de una prótesis para mejorar el tamaño y posición de ambas mamas.

¿Quién es una buena candidata para una reconstrucción mamaria?

La elección sobre si realizarse una reconstrucción es muy personal. Tome la decisión por usted misma y no para cumplir los deseos de otra persona.

En la mayoría de los casos la realización de una reconstrucción mamaria es una buena opción. No obstante debes entender bien el tratamiento y las pruebas diagnósticas futuras que necesitas para el cáncer de mama y no tener condiciones médicas que pongan a ti o a la reconstrucción en riesgo. Debes ser realista en los objetivos de reconstrucción de la mama y de tu imagen corporal.

Habitualmente la reconstrucción implica más de un procedimiento que se realizan en varias fases. Dependiendo de diversos factores la reconstrucción se realiza de forma inmediata o diferida, es decir puede iniciarse el proceso de reconstrucción en el momento de la mastectomía o realizarse posteriormente, con las heridas ya cicatrizadas y los tratamientos complementarios necesarios realizados.

Es importante sentirse preparada para el ajuste emocional que implica una reconstrucción mamaria y puede llevar un tiempo aceptar los resultados. Ten en cuenta que es un procedimiento que recompensa física y psíquicamente para una mujer que ha perdido su mama por un cáncer mamario. Construir una nueva mama puede mejorar de forma dramática la imagen que tienes de ti misma, la autoestima y la calidad de vida. Pero ten en cuenta que aunque la cirugía puede darte una mama con cierto aspecto natural nunca parecerá ni se sentirá exactamente igual que la mama que sustituye.Reconstrucción mamaria. Mastectomia.

Planificando la intervención

El éxito y la seguridad de la intervención dependen mucho de su sinceridad durante la consulta. Se le harán varias preguntas acerca de su salud, sus deseos y su estilo de vida.

Habitualmente se le pedirá como mínimo:

  • Un análisis de sangre.
  • Dejar de fumar previamente a la intervención.
  • Evitar tomar aspirina, medicamentos que interfieran en la coagulación o agregación sanguínea o suplementos dietéticos que pudieran incrementar el sangrado.
  • En algunas ocasiones se puede indicar alguna prueba de imagen, como una mamografía.

 Querremos saber:

  • Por qué quiere hacerse la cirugía, cuáles son sus expectativas y qué resultado espera obtener.
  • Afecciones, alergias a medicamentos y tratamientos médicos.
  • Si está tomando en la actualidad algún medicamento, vitaminas, si fuma o consume alcohol o drogas;
  • Cirugías anteriores;
  • Antecedentes familiares de cáncer de senos y resultados de todas sus mamografías o biopsias previas.

Además también:

  • Realizaremos una evaluación de su estado general de salud y de cualquier afección o factor de riesgo preexistentes. Se examinarán sus mamas se tomarán diferentes medidas de su forma y tamaño, condición de la piel y ubicación de los pezones.
  • Tomaremos fotografías para su historia clínica (con su consentimiento).
  • Se discutan las opciones en la reconstrucción mamaria.
  • Le explicaremos los resultados probables de la reconstrucción mamaria y los riesgos o complicaciones potenciales. El curso y los tiempos del tratamiento recomendado, que incluirán cirugía para conseguir una buena simetría
  • Se le pedirá que firme formularios de consentimiento para garantizar que usted comprende completamente el procedimiento al que se someterá y cualquier riesgo o complicaciones potenciales.

Este preparada para hacer preguntas, incluso si lo considera necesario prepare una lista con todas ellas, lo cual le ayudará a disipar dudas sobre la intervención. Es muy importante entender todos los aspectos de una reconstrucción mamaria antes de tomar una decisión. Y tenga en cuenta que es normal sentir ansiedad o cierto estrés ante ello y de forma preoperatoria.

¿Cómo es la cirugía? ¿Qué opciones hay?

Habitualmente son procedimientos que se realizan bajo anestesia general, a excepción de la reconstrucción de la areola y el pezón que se utiliza anestesia local.

Existen diversos tipos de operaciones para reconstruir la mama. La elección de uno u otro dependerá de si se ha sometido o se va a someter a radioterapia, del estado de la piel, de si es fumadora, de su estado general de salud, del estado de las zonas donde se obtienen los tejidos para traspasar a la mama y en primera y última instancia de sus propios deseos.

Podemos separarlas en dos grandes grupos: las que utilizan tejidos propios para la reconstrucción, las que utilizan prótesis (con expansión previa). Todas ellas se pueden realizar de forma inmediata (junto a la mastectomía) o de forma diferida (en un momento posterior tras terminar todo el tratamiento).

Reconstrucción solo con prótesis

Cirugía en dos tiempos mediante expansor y prótesis

Es la más empleada y consiste en expandir la piel y, posteriormente, colocar una prótesis. Se implanta una especie de globo hinchable (expansor) debajo de la piel y músculo del pecho, para lograr tener piel en la que colocar una prótesis futura. A través de un mecanismo de válvula enterrado bajo la piel, se introduce una solución de suero salino una vez a la semana, durante varias semanas, hasta rellenar el expansor. Tras esto, en una segunda intervención, se sustituye por una prótesis mamaria definitiva. Ambas intervenciones se realizan bajo anestesia general, con una estancia hospitalaria breve, entre 24 y 72 horas. Si la otra mama es muy diferente en tamaño o posición puede ser necesario realizar una cirugía sobre ella. El pezón y la piel de alrededor (areola) se reconstruyen después, mediante anestesia local y de manera ambulante (sin necesidad de ingreso).

Reconstrucción con tejidos propios

Estas técnicas emplean tejidos propios y consisten en la movilización o el trasplante de tejidos de otras zonas del cuerpo como el abdomen o la espalda (técnicas denominadas autólogas o colgajos).
En algunos casos estos tejidos o colgajos siguen unidos a su sitio original, conservando su vascularización, y son trasladados hacia la mama mediante un túnel que corre por debajo de la piel. Según la técnica puede ser preciso o no emplear, además, un implante.

En otros casos los tejidos empleados para crear la mama son separados completamente de su sitio original, generalmente del abdomen y son trasplantados al pecho mediante la conexión a los vasos sanguíneos de esta zona. Independientemente de si el tejido se pasa por un túnel bajo la piel o si se trasplanta, estas técnicas son más complejas que las que solo emplean expansión cutánea, dejan más cicatriz y el periodo de recuperación es mayor que para los implantes. Las formas más comunes son:

Reconstrucción con colgajo dorsal ancho.

Cuando por la calidad del tejido mamario, presencia de radioterapia o deseos de realizarse la intervención en un solo tiempo, no se aconseja el uso de un expansor puede colocarse piel y musculo de la espalda para tener suficiente tejido en la zona mamaria, y se pueda colocar una prótesis. Deja como secuela una cicatriz en la región posterior que se tapa de forma correcta con un sujetador o un biquini. La mama reconstruida que se obtiene presenta un perfil firme y difícilmente imitará una mama contralateral que esté muy caída. Sin embargo puede lograr un buen resultado estético si la mama no operada es firme o se implanta una prótesis bajo esta para conseguir simetría.

Reconstrucción con abdomen

Si se desea una reconstrucción integra con tejidos propios, necesitamos aportar una cantidad de tejido mayor a la zona mamaria. Habitualmente se utiliza piel y grasa del abdomen, que se obtienen con un diseño elíptico horizontal. Para que el tejido sobreviva puede trasponerse manteniendo el musculo recto unido al cuerpo, lo que llamamos TRAM; o bien unir las vasos mediante microcirugía, que recibe el nombre de DIEP.

Ambos dejarán una cicatriz trasversal en el abdomen, parecida al de una abdominoplastia pero ligeramente superior y aplanarán la zona del vientre.

Habitualmente con ellos se consigue una mama reconstruida que tiende a caer como una normal, tanto si la paciente está de pie como si está tumbada. En este caso no existen problemas relacionados con el uso implantes, como la formación de una cápsula rígida etc. En estos casos la combinación con una colocación de una prótesis contralateral conllevará a resultados subóptimos, ya que ambas mamas serán muy diferentes y se pierde el beneficio de no colocar prótesis.

Simetría con la mama contralateral y cirugías de revisión

En muchos casos puede ser necesario cirugía en la otra mama para lograr la mayor simetría posible en ambas. Dependiendo de las características anatómicas puede requerirse una reducción mamaria, una mastopexia, la colocación de una prótesis o una combinación de las anteriores.

Muchas veces lograr una simetría perfecta en un solo acto quirúrgico es difícil, por lo que pueden ser necesarias cirugía secundarias para lograr el aspecto deseado. Estas pueden incluir, revisión de las cicatrices, revisión de la colocación de las prótesis, corrección de la posición del surco submamario y utilización de injertos de grasa autóloga entre otras.

Reconstrucción del complejo areola pezón

Independientemente del método de reconstrucción elegido, la mama no estará completa si no le aportamos el elemento que más la caracteriza, el complejo arola-pezón. Utilizamos para recrear el pezón piel de la zona reconstruida y para la areola o bien un injerto cutáneo de la región inguinal o bien un tatuaje. Este procedimiento se realiza una vez se ha concluido con todos los anteriores para que la colocación sea correcta y no se vea alterada con cirugías de revisión, lo cual nos llevaría a empeorar los resultados por una mal posición de este complejo.

Recuperación tras una reconstrucción mamaria

Debido a que las técnicas para la reconstrucción mamaria son muy diferentes, a lo que se añade una posible cirugía en la mama contralateral, precisar aquí como será la recuperación es complejo.

De forma general, el proceso de recuperación es más rápido si solo se utilizan expansores o prótesis para la reconstrucción. Sin embargo este método requiere realizar una visita semanal para introducir líquido en el expansor hasta que esté lleno y posteriormente una cirugía más para el cambio de expansor a prótesis.

Es normal encontrarse cansada tras la cirugía y se ira recuperando según pasa el tiempo, pero el cansancio puede dura más de un mes. Deberá evitar separar el brazo en caso de que se haya colocado algún tipo de prótesis y si se ha utilizado piel del abdomen, se le aconsejarán medidas similares a las que se aconsejan en una abdominoplastia.

¿Qué riesgos hay en una reconstrucción mamaria?

Ya que las técnicas de la reconstrucción diferentes, también los riesgos asociados a las mismas lo son, le explicaremos en consulta cuales se asocian específicamente a cada técnica en concreto. De forma genérica incluyen, pero no están limitados al sangrado, hematoma, infección, mala cicatrización de las heridas, necrosis cutánea y riesgos anestésicos. En los procedimientos más largos esta aumentada la posibilidad de requerir una transfusión sanguínea.

En los casos en los que se utilicen colgajos (tejido autólogo) es posible la pérdida de este tanto parcial como totalmente. También pueden darse complicaciones en las zonas donantes como dehiscencia de las heridas, o hernias en el caso del abdomen.

El uso de implantes conlleva los riesgos inherentes de la colocación de una prótesis, como son la contractura capsular, rotura o la necesidad de recambio.

Las prótesis en este tipo de reconstrucción contienen silicona médica, al igual que muchos otros materiales empleados en otros campos de la cirugía (prótesis testiculares, implantes faciales, etc.). No se ha demostrado ninguna relación entre el cáncer de mama y el empleo de prótesis mamarias; tampoco se ha demostrado una relación clara con enfermedades autoinmunes y reumatológicas. Su utilización está aprobada en todos los países Europeos.

Las mujeres fumadoras deben saber, que el tabaco puede ocasionar problemas de cicatrización y tener un periodo de recuperación más prolongado.

La reconstrucción no tiene efecto en la recurrencia de la enfermedad de la mama, ni interfiere con el tratamiento de quimioterapia o radioterapia, aunque la enfermedad reaparezca. Tampoco interfiere con los estudios posteriores que puedan ser necesarios en las revisiones. Si su mama se reconstruye mediante implantes y se realiza mamografías de control periódicas, deberá hacérselas en un centro radiológico con experiencia en el uso de técnicas radiológicas para prótesis.

Con el tiempo algo de sensación en la mama puede recuperarse y las cicatrices mejoraran, pero nunca desaparecerán completamente.Reconstruccion mamaria. Cancer de mama.

Nuevo aspecto

El resultado obtenido tras una reconstrucción mamaria es definitivo y permite hacer una vida normal. Una mama reconstruida no tendrá la misma sensación que la mama a la que remplaza. Siempre estarán presentes las incisiones de las cirugías ya sean de la mastectomía o del procedimiento de la reconstrucción. Puede tener un aspecto más firme y parecer más redonda que la otra mama. Puede que el contorno no sea exactamente igual y existir algunas diferencias de simetría con la mama no intervenida. Sin embargo, estas diferencias sólo suelen ser aparentes para la propia mujer, no siendo percibidas por los demás.

Hay inconvenientes, pero la mayoría de las mujeres sienten que son pequeños comparados con la mejora de la calidad de vida y de su imagen absoluta, proporcionando además un equilibrio psicológico y la capacidad de verse y sentirse completa.

Copyright 2015 | Inicio | Conócenos | Contacta con nosotros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies